img_5668El 25 de septiembre acudí a The Distinguished Gentlemans Ride en Madrid. Hacía meses que me había inscrito porque tenía curiosidad por conocer esta convocatoria internacional, que se desarrolla simultáneamente en muchas ciudades del mundo. Me hice acompañar de mi hija Marta, que disfrutó vistiéndose para la ocasión.

Al salir de casa, una nube estropeó la limpieza que había hecho a la Carabela unos días antes, pero así son las cosas… Por el camino salió el sol, augurando una bonita mañana de domingo. Antes de llegar a la calle Santa Engracia, punto de encuentro inicial de la marcha, paramos para recomponer la figura y desprendernos de la ropa de viaje.

Al llegar al destino nos hicieron aparcar en paralelo con otras muchas motos. Calculo que estábamos hacia la mitad de las motos, más o menos. Nos desayunamos con el obligado pincho de tortilla y compramos algunas chapas y pegatinas con las que contribuimos al fin social de la concentración.

img_5682En torno a una hora anduvimos contemplando las motos. También contemplamos a las personas que acudieron, algunas de las que vestían de forma muy simpática. Entre las motos me llamaron la atención algunas Indian, algunas Royal Endfield y muchas Harley-Davidson.

En el momento de arrancar, el sonido fue espectacular. Impresionante. Recorrimos Santa Engracia, Cuatro Caminos, Bravo Murillo, Castellana, Cibeles, y vuelta a José Abascal.

Tengo que decir que nadie se interesó por mi moto. Bueno, dice mi hija que hubo una persona que se acercó a mirarla de cerca. Solo uno. Y no vi, en toda la mañana, otra Street, lo que confirma… que mi moto es única.

A continuación adjunto el video que he hecho y que he puesto en Facebook