Los ríos sí que saben. Saben discurrir tranquilos. Saben rodearse de naturaleza. Y saben rodearse de gente que los aprecia.

El río Matayeguas, que es el principal afluente del río Ungría, que desemboca en su orilla derecha cerca de Lupiana. El río Ungría, a su vez, es afluente del río Tajuña por su margen derecha, y casi todo su curso está encajonado en un profundo y estrecho valle que horada los páramos de la Alcarria. Y el río Tajuña, el Tagonius, que es afluente por la izquierda del río Jarama y, por tanto, subafluente del río Tajo, que es un río definido como de páramos y parameras, encajonado en valles profundos de calizas y arcillas.

Estos ríos son los que nos han visto hoy a nosotros y nuestras monturas. Proclive con La Abuela y yo con La Carabela nos hemos paseado por estas riberas. Nos hemos paseado al sol y al frío. Nos hemos paseado tranquileando por carreteras envidiosas de los cauces de los mencionados ríos.

La primera parada ha sido en Aldeanueva de Guadalajara, donde el Matayeguas nos ha enseñado la cintura. Una vista impresionante desde el mirador de un pueblo excepcionalmente biencuidado. La siguiente parada ha sido en Brihuega, el hermano mayor de los pueblos de la zona, que nos ha visto tomarnos un estupendo pincho de tortilla.

Camino de Valfermoso de Tajuña hemos dejado atrás Nueva Vrajamandala y la Comunidad Harekrisna Bhaktivedanta.

Valfermoso y su carretera de las mil curvas Y su mirador, y su sol y su frío. Y su pitillo. Y ya está. Que si Armuña, que si Aranzueque, que si Pioz y que si Los Santos de la Humosa, donde nos hemos despedido.

No ha sobrado nada. Ni un río, ni un paisaje, ni un tramo de carretera agujereada, ni tramos de umbría sospechosa. No ha sobrado ni un rato de sol ni un rato de nubes. No ha sobrado prisa ni ha sobrado pausa.

img_2439Aldeanueva de Guadalajara

backgroundBriguega

8e86ba81-996a-47a9-9360-6e71bb90ae7dLa Carabela

1d9a7da5-75a1-403a-ba1a-c162cc559f58La Abuela

3a7ac73c-f666-4353-ac4a-12132145d932Valfermoso de Tajuña