Mi casa conmigo

IMG_9080
La Cabezota en Yunquera de Henares

Hoy había conjunción interplanetaria. Lo he sabido en el último minuto de ese rato llamado qué hacemos hoy. Había una oferta tentadorísima en el WhatsApp, una larga oferta occidentalizante que me ha dado lacha desaprovechar. Podría haber habido otra oferta igualmente interesante, pero esa batalla la ha ganado Ajax pino con cloroxilenol, y bien ganada está. La tercera opción es la que ha progresado por entre los arbustos que tapaban el reloj a las nueve de la mañana.

Mi mujer solo conocía a la Cabezota de vista. Nunca había paseado sobre ella y hoy ha sido el día. Han sido 195 km divertidísimos, sufridos por ambos culos, acalorados a ratos y frescos en otros momentos. Bien comidos en un par de ocasiones y refrescantemente bebidos en sendas oportunidades. Han sido casi doscientos km en once horas. Bueno, ya se imaginará el lector que no todo ha sido moto, sino que ha sido un paseo plagado de ratos y ratitos muy interesantes que este motorista no va a narrar a los cuatro vientos.

El camino a El Atazar ha sido muy gratificante. El día ya estaba entero y el sol se estaba frotando las manos. Hemos encarado desde Torrelaguna y hemos recorrido toda la cara sur del embalse. En el miradero hemos parado, nos hemos hecho fotos, revisado el teléfono… en fin. Tras ese momento hemos tomado dirección al pueblo. Ha sido curioso escuchar el sonido de la Iron entre las paredes del muro.

El Atazar estaba lleno de motos. Bueno, relativamente lleno. Nos hemos sentado en la plaza a tomar un almuerzo. Ese rato ha sido muy entretenido. Le he contado a mi mujer un montón de cosas -las que sé, las que creo saber-sobre motos y moteros. Hemos cotilleado de lo lindo. Nosotros cotilleamos pero en buen plan.

La vuelta ha sido por la carretera que pasa por el Pontón de La Oliva, de la que sale un desvío que lleva hacia Valdepiélagos. Ese trozo de carrereta es muy bonito, fotografiable y, sobre todo, curveable.

Por la tarde queríamos pasar por Yunquera de Henares. Yunquera es un pueblo bastante grande, como de unos cuatro mil habitantes. En su plaza mayor hay un bar que tiene guardado el secreto de la tortilla de patatas.

Pero, ¿qué te ha parecido? ¿te ha gustado? Cosas así son las que he ido sonsacando a mi ocasional acompañante. De sus comentarios obtengo cosas que puedo poner en dos apartados: el primer apartado es donde pongo el dolor de culo, la imposibilidad de mover los pies para no quemarse con las colas del escape, el no poder apoyar la espalda y los golpes de un casco contra otro cada vez que había que frenar. En el otro apartado pongo lo agradable del sonido de la Harley-Davidson, el olor del campo -los olores-, el aire que se metía entre la piel de la cazadora que estrenaba y su propia piel, y los paisajes preciosos. Finalmente, el supercomentario: sí, me ha encantado.

Viajar con mi moto debajo y mi mujer pegada ha sido genial para mí. No tenía ninguna prisa en volver a casa porque mi casa, hoy, venía conmigo.

IMG_9070
Embalse de El Atazar
IMG_9077
Iglesia parroquial de Yunquera de Henares
IMG_9072
Parada en el embalse de El Atazar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: