Inventarse el día, inventarse la vida

A veces con moto y a veces sin moto, hay ocasiones en las que tienes que inventar tu día. Inventar tu día significa que te levantas y escribes un guion que luego sigues o no sigues. Pero te lo inventas. Y sales de paseo a rodar por ahí o no sales a rodar. 

Rodar y pensar, y desarrollarte. Y un cambio de vida, una esquina de noventa grados se te planta en la carretera. Metes cuarta y metes tercera. Metes segunda y, antes de poner el pie en el suelo, metes el punto muerto. Hay un cruce y tienes un estop. Paras. Tienes solo unos pocos segundos para decidir y decides con valentía. Tienes que adivinar para dónde sopla el viento de la prosperidad.

A veces con moto y a veces sin moto, hay ocasiones en las que tienes que inventar tu vida. Inventar tu vida significa que levantas el telefonino y te escriben un guion que sigues. Y ya no sales a rodar. 

Toma un nuevo camino inesperado y espera de nuevo aquella llamada que te haga volver al lugar que elegiste. Espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: