Yo solo me ocupo de pasar frío

Francamente, me da igual que la moto tenga unas Anakee III que cualquier otra marca de neumáticos, porque jamás se me ocurre ponerme en situación de acercarme al límite que tengan por su fabricación por razón de que mi propio límite está mucho más acá. Por eso, tras haber rodado hoy setenta kilómetros llovidos, me... Leer más →

Vascular con el basculante

Con mi moto hago una ruta improvisada. Subo a la BMW y el basculante cede a mis ochenta kilos y hago una ruta vascular, una ruta cardial, una ruta para recordar, para volver a pasar por el corazón. Porque hoy he pasado de ser homo sapiens a ser homo sens, ese que traduce todo lo... Leer más →

Todo nuevo de nuevo

Tras la noche oscura del cuerpo, tras este pequeño sinfinamiento es cuando he cogido la moto, justo ahora que el otoño decolora los campos, y las encinas y los olivos me han escoltado como si fueran una legión de ángeles, arcángeles, principados, potestades, virtudes, dominaciones, tronos, querubines y serafines, en formación de dos en fondo,... Leer más →

Por fin Bonaval

Ir en moto entre zarzas, justo por medio de la calzada, con el sol afilando el cuchillo, porque vas hacia el sur, que el embalse de El Vado no tiene agua suficiente. Ir en moto entre zarzas, que si te descuidas, te vas a llevar otro desgarrón. Ir en moto por la calzada por la... Leer más →

Como la yogurina

Hoy he recuperado mi ser encima de la moto. El otro día, con un par de muchachos, un par de rudos moteros de los de toda la vida, aprendí un montón de cosas sobre el on y el off, sobre el sí y el no, sobre el ahora y el antes. Su ritmo tendía a... Leer más →

¿La potencia… o el momento de fuerza?

Una vez más dejo de lado la curiosidad de que todavía hoy, en 2021 se mida la potencia de los motores en caballos de vapor (que es la potencia necesaria para levantar un peso de 75 kilogramos fuerza a un metro de altura en un segundo), dejando rastro de aquella fuerza bruta de los cuadrúpedos... Leer más →

Las comparaciones… ¿son odiosas?

Las comparaciones son odiosas… o no. No lo sé. Lo que sí que sé es cómo es una Harley-Davidson y cómo es una BMW. Al menos, lo estoy aprendiendo. Y en ese aprender, en ese cambio intencionado, en esa decisión que me pone en otro sitio o, mejor dicho, que me consolida en el sitio... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: