El privilegio de sentir

De pronto te acuerdas de que tienes una moto. Tienes una Harley-Davidson. No importa que sea de las pequeñas, no importa que solotenga ochocientos ochenta y tres centímetros cúbicos. Y durante el día sientes que vas rumiando la idea de darte un paseo para poner distancia entre lo que haces y lo que eres, entre lo... Leer más →

Cambiar de ruta

La Cabezota al sol.  Hacer algo distinto. Ir por donde siempre o cambiar de ruta para variar. Hay quien dice que cambiar es bueno. Que ir siempre por el mismo lugar hace que la carretera te aliene y dejes de sentir. Pero yo no creo eso porque soy usuario de la pasión. Cuando tienes pasión... Leer más →

Sol no es una nota, es una clave

La Montón, la Cabezota y la Caprichosa Cambiar de moto es renovarse. Es dejar lo viejo, lo conocido, lo sabido, y adentrarse en un nuevo mundo. Un nuevo lenguaje, unos nuevos mandos, otra potencia y otros neumáticos que te ponen en contacto con la nueva realidad que vas a vivir. Y eso, mola. Otra marca,... Leer más →

Comprar con cabeza es tirar el dinero

Otro año más nos hemos plantado en el Penshow. En esta ocasión, el evento ha tenido lugar en el Hotel Miguel Ángel de Madrid. He agarrado la Iron y me he pegado un bonito viaje autoviado hasta el Foro. Nos hemos reunido una panda de ellos y nos hemos metido a disfrutar de tan singular acontecimiento. Escribir... Leer más →

Donde nadie hay

Las calzadas humedecidas, el barro por el bies de las carreteras, las cunetas llenas del agua que ya pasó, el verde prestado que todavía perdura en los matorrales, el cielo embadurnado de gris, las hojas amarillas del primer desafecto posadas en las rodadas y el aire enfadado que se quiere ir. El escenario no podía... Leer más →

Cordura o cuero

Es el eterno dilema: cordura o cuero. Es la duda, es la salsa, es la decisión primera en un invierno que adelanta posiciones en la carrera de los meses. Tecnología o tradición. Tecnología aplicada al textil a base de fibras, carbón y elásticos. Tecnología que no se abrasa al roce del asfalto hasta los seiscientos... Leer más →

Hinchado o henchido

Hoy me he hinchado a kilómetros. Para mi, cuatrocientos kilómetros son muchos. Y todos los he hecho por autovía. Ha sido agotadoramente genial. Ha sido una paliza consciente que el destino se merecía. Llegar, besar y volver. Y luego, llegar, acompañar y volver. Dos focos, dos objetivos diferentes. Dos visitas de médico de esas que estrujan... Leer más →

El atrio de los gentiles

En los tiempos del rey Herodes, cuando fueron a reconstruir el templo de Jerusalén, a la entrada, antes del dintel que daba paso al interior, crearon un espacio inédito por aquel entonces. Un espacio que han heredado muchos de los templos cristianos, por no decir todos. Hoy día lo llaman zaguán, porche, entrada, aunque en... Leer más →

Un descubrimiento inesperado

Pues otra vez que ha sucedido. No sé si tiene una explicación científica o antropológica. No sé si es algo que sobreviene o si es algo que se busca. No estoy seguro de si es normal o es raro. Pasa una vez, y bueno. Pasa dos veces, y vale. Pero pasa tres, cuatro… decenas de... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑