A los pies de san Fulcito

He vuelto a Valfermoso de Tajuña, he vuelto a Valfermoso de las Sogas, que así lo llamaban antes, y en eso he pensado, en antes. No me ha importado mucho que el veranillo de San Miguel no empezara hasta la una y comerme los nueve grados que adornaban algún acontecimiento taurino o caballístico en Lupiana. Me... Leer más →

Este cuarto es muy pequeño para las cosas que sueño

El asunto se me ha escapado de las manos. Se me ha escapado porque han sido seis horas de ruta y yo contaba con la autotraición que he practicado en los últimos tiempos. La autotraición consiste en que planeo una ruta y luego hago otra cosa, o la acorto, o la amplío, o me doy... Leer más →

Mambrú se fue a la guerra

Mambrú, el que se fue a la guerra, ese que -todos los que tenemos una edad terciada- conocemos por la cancioncilla popular, que cantábamos de niños, ese Mambrú resulta que es de Arbeteta. Y la chica, su chica, es de Escamilla, y se llama Giralda. Mambrú se fue a la guerra porque el padre de... Leer más →

El camino hacia la verdad da muchas vueltas

Siempre voy por los sitios más bonitos del mundo. Cada vez que voy a un sitio, ese sitio es el sitio más bonito del mundo. Realmente lo pienso. Me es divertido ver que, cuando digo esto, la gente piensa lo que piensa, pero es que esa M-130, o la carretera que sale de Riaza hacia... Leer más →

Dejadme solo

Un corzo, un zorro, un olivo, un románico y un pitillo. La ruta a Valdeavellano, la nada de ruta a Valdeavellano a once grados el diecisiete de agosto. Bien temprano. Un corzo jovencito y maleducado que ha cruzado sin mirar porque le sobran patas para eso y para mucho más. Un zorro colorado tan largo... Leer más →

¿A quién le importa lo que yo haga?

El mundo se ha invertido y las cosas ya no son como eran antes y ahora yo soy el que reclama su ser. Porque vamos, eso de levantarse antes de amanecer, en pleno verano, para sacar la moto antes de las siete de la mañana, para eso, digo, hay que ser muy raro, muy contracultural.... Leer más →

Lo que queda de ti

Lo que queda de ti tras una ruta de asfalto bacheado, de hojas de pino, de pizarra caída sobre la carretera. Lo que queda de ti al salir el sol que no entiende de horas ni de minutos. Lo que queda de ti tras vender tu alma al primero que pasó por tu puerta. Lo... Leer más →

Amigo motero, amigo invisible

Los coches esperan que me filtre en el atasco. Como el coche espera que me filtre, al ponerse en movimiento, se me acerca por detrás. Se acerca mucho porque espera que me meta entremedias y me vaya, pero no, no me voy. Me quedo esperando como los demás. Y el coche se sorprende porque mi... Leer más →

Donde está la realidad

Menuda ruta había planificado para ayer mismo: salir de casa, engrasar la cadena en la parcela, pasar por El Berrueco, tomar la carretera hacia Puebla de la Sierra, subir el Puerto de la Hiruela y llegar hasta el Puerto de la Quesera, continuar hasta Riaza y emprender la vuelta hasta mi casa (volver a casa... Leer más →

Miro para atrás y comparo la Iron 883 y la 750GS

El retrovisor siempre es un elemento indispensable en la moto pero no deja de ser algo puñetero. Es puñetero y por eso ponen lo de objetcts in mirror are closer than they appear, porque no acabas de saber con certeza la distancia a la que está lo que se ve por el cristal. Claro que... Leer más →

Cuanto peor es el camino más bonito es lo que se ve

Cuanto peor es el camino, cuanto más estrecha es la carretera, más bonito es lo que se ve. Es como en la vida. Cuando ruedas por autopista vas en la gloria porque estás bien sentadito en tu coche, circulas por calzadas anchas y cuidadas, llenas de avisos y carteles que te recomiendan cosas, y cámaras... Leer más →

El mundo es un pañuelo

Ese es el sitio. Esa es la foto. Un buen campo labrado, el verde junto a la carretera y el azul del cielo. Esa es la foto que quería, porque las fotos del Pico Ocejón estrenando roquete ya las tenía en el carrete. Total, solo hay que salir de la carretera ese poquito de asfalto roto de... Leer más →

Despacio y silencio

El reto se repite. El reto, una vez más, es escribir lo que no se puede escribir. El relato épico de algo que no es épico sino místico, de algo que no es místico sino lírico. De algo que ha durado tres días, que acaba de desaparecer justo al apagar la moto. Algo que, aunque... Leer más →

La crisis del mundo es la crisis del amor

Porque no encontrarás a nadie que te diga que crea en eso de que no hay amor más grande que el del que da la vida por sus amigos. Porque no encontrarás a nadie que quiera dar su vida por nada ni por nadie porque su propia vida es lo más importante. Porque querer a alguien... Leer más →

Casi todo es relativo

Pasear en moto y no llegar a ninguna parte es como vivir consciente de las cosas. Cuando coges la moto, que está fría, que la mañana también está fría, que miras en el telefonino los ciento noventa y seis kilómetros, que piensas que para qué, que en casa se está mejor porque no hemos bajado... Leer más →

El silencio intencionado

Hoy he hecho una ruta pasando por sitios como Hiendelaencina, Villares de Jadraque, la carretera GU-157, la carretera GU-137, el Barranco de Mingolobo, el Arroyo del Canalón, el Arroyo de los Cerezos y el del Barrio, el de Valdefuentes, el Arroyo Pelagallinas, Prádena de Atienza y el Arroyo de Valdecanal. Luego he pasado por el... Leer más →

La Marifácil

La Marifácil La Marifácil tingitana. Este es el nombre que ha recibido hoy la BMW F750GS.  Su bautizo se ha hecho esperar unos meses porque no era sencillo encontrar una virtud que destacara sobre las demás. Finalmente, el reconocimiento ha sido para el manejo y para el comportamiento. Una moto con nombre y apellido. El... Leer más →

Túes solo hay uno

Hoy he estado en el embalse de Entrepeñas. He estado recorriendo sus derredores y he plantado mi pica en el Flandes de la Alcarria. Y he sentido miedo. Parece ser que el miedo es un mecanismo de supervivencia y de defensa que permite a la persona responder ante situaciones difíciles, por lo que, en principio, el miedo es bueno.... Leer más →

Quedarte solo

Sacas la moto y caes en la cuenta de que cuanto más fácil es el camino más gente te encuentras. Una buena autovía bien trazada y bien asfaltada y bien señalizada es un lugar de tránsito estupendo para llegar a tu destino. En realidad, es un lugar de tránsito estupendo para llegar al destino que... Leer más →

El valor de la facilidad

La Real Academia de la Lengua define la palabra facilidad de cinco maneras diferentes: la primera de ellas es “cualidad de fácil”. La cuarta es “oportunidad, ocasión propicia para hacer algo”. Las demás acepciones, en este caso, no vienen al caso. Porque lo de hoy es para valorar la facilidad de las cosas. ¿Vamos por... Leer más →

Yo solo me ocupo de pasar frío

Francamente, me da igual que la moto tenga unas Anakee III que cualquier otra marca de neumáticos, porque jamás se me ocurre ponerme en situación de acercarme al límite que tengan por su fabricación por razón de que mi propio límite está mucho más acá. Por eso, tras haber rodado hoy setenta kilómetros llovidos, me... Leer más →

Vascular con el basculante

Con mi moto hago una ruta improvisada. Subo a la BMW y el basculante cede a mis ochenta kilos y hago una ruta vascular, una ruta cardial, una ruta para recordar, para volver a pasar por el corazón. Porque hoy he pasado de ser homo sapiens a ser homo sens, ese que traduce todo lo... Leer más →

Todo nuevo de nuevo

Tras la noche oscura del cuerpo, tras este pequeño sinfinamiento es cuando he cogido la moto, justo ahora que el otoño decolora los campos, y las encinas y los olivos me han escoltado como si fueran una legión de ángeles, arcángeles, principados, potestades, virtudes, dominaciones, tronos, querubines y serafines, en formación de dos en fondo,... Leer más →

Por fin Bonaval

Ir en moto entre zarzas, justo por medio de la calzada, con el sol afilando el cuchillo, porque vas hacia el sur, que el embalse de El Vado no tiene agua suficiente. Ir en moto entre zarzas, que si te descuidas, te vas a llevar otro desgarrón. Ir en moto por la calzada por la... Leer más →

El modo enduro

En modo enduro he puesto la moto y ha dejado de rebotar. Por arte de magia, en esa carretera diurética, la M-130, he puesto el modo enduro porque el asfalto nuevo que la cubrió hará un par de años o tres tuvo como componente el electoralismo y no la seguridad vial, seguro. Es de esos... Leer más →

Como la yogurina

Hoy he recuperado mi ser encima de la moto. El otro día, con un par de muchachos, un par de rudos moteros de los de toda la vida, aprendí un montón de cosas sobre el on y el off, sobre el sí y el no, sobre el ahora y el antes. Su ritmo tendía a... Leer más →

¿La potencia… o el momento de fuerza?

Una vez más dejo de lado la curiosidad de que todavía hoy, en 2021 se mida la potencia de los motores en caballos de vapor (que es la potencia necesaria para levantar un peso de 75 kilogramos fuerza a un metro de altura en un segundo), dejando rastro de aquella fuerza bruta de los cuadrúpedos... Leer más →

El trago infinito de infinita cerveza

El trago infinito de infinita cerveza porque has vuelto a casa, que vienes de El Atazar de comprobar que el agua y el cielo y el pueblo redondo y el motero del balcón siguen allí. Porque todo es lo mismo de antes solo que con las marcas y destrozos de las dos Filomenas, la Filomena... Leer más →

Las comparaciones… ¿son odiosas?

Las comparaciones son odiosas… o no. No lo sé. Lo que sí que sé es cómo es una Harley-Davidson y cómo es una BMW. Al menos, lo estoy aprendiendo. Y en ese aprender, en ese cambio intencionado, en esa decisión que me pone en otro sitio o, mejor dicho, que me consolida en el sitio... Leer más →

Otra cosa, otro mundo

BMW F750GS Otra cosa, otro mundo. Las cosas eran como eran y ahora las cosas son como son. Y en ese devenir cada uno de nosotros encontramos nuestro palo y hemos de aguantar nuestra vela. Y las cosas cambian, o las cambiamos, o se cambian solas, o vete tú a saber. Pero las cosas cambian...... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: