Como la yogurina

Hoy he recuperado mi ser encima de la moto. El otro día, con un par de muchachos, un par de rudos moteros de los de toda la vida, aprendí un montón de cosas sobre el on y el off, sobre el sí y el no, sobre el ahora y el antes. Su ritmo tendía a... Leer más →

¿La potencia… o el momento de fuerza?

Una vez más dejo de lado la curiosidad de que todavía hoy, en 2021 se mida la potencia de los motores en caballos de vapor (que es la potencia necesaria para levantar un peso de 75 kilogramos fuerza a un metro de altura en un segundo), dejando rastro de aquella fuerza bruta de los cuadrúpedos... Leer más →

El trago infinito de infinita cerveza

El trago infinito de infinita cerveza porque has vuelto a casa, que vienes de El Atazar de comprobar que el agua y el cielo y el pueblo redondo y el motero del balcón siguen allí. Porque todo es lo mismo de antes solo que con las marcas y destrozos de las dos Filomenas, la Filomena... Leer más →

Las comparaciones… ¿son odiosas?

Las comparaciones son odiosas… o no. No lo sé. Lo que sí que sé es cómo es una Harley-Davidson y cómo es una BMW. Al menos, lo estoy aprendiendo. Y en ese aprender, en ese cambio intencionado, en esa decisión que me pone en otro sitio o, mejor dicho, que me consolida en el sitio... Leer más →

Otra cosa, otro mundo

BMW F750GS Otra cosa, otro mundo. Las cosas eran como eran y ahora las cosas son como son. Y en ese devenir cada uno de nosotros encontramos nuestro palo y hemos de aguantar nuestra vela. Y las cosas cambian, o las cambiamos, o se cambian solas, o vete tú a saber. Pero las cosas cambian...... Leer más →

Volver a volver a casa

Volver a volver a casa Me acompaña la palabra. Me acompaña la palabra lejana pero cercana de la fidelidad. Me acompaña cada día, a cada hora, aunque a veces crea que no lo necesito y me recuerda a cada rato el motivo de cada cosa. Y la quiero. Y guardo silencio. Me acompañan otras palabras,... Leer más →

Volver

Volver a empezar, volver a ser, volver a volver. Porque la vida pasa, la luz sigue brillando y el aire que ha pasado se renueva en otro aire más limpio, más transparente, más sano. Un aire como el aire que se fue. Echar de menos el aire en la cara, echar de menos el sol... Leer más →

La cita del año

He estado viendo los capítulos del viaje a Mongolia que ha hecho Miquel Silvestre. Debe ser un viaje chulo y difícil. Ver a Miquel Silvestre por ahí ejemplifica el interés por las cosas. Creo que Silvestre es una persona que quiere hacer algo propio, algo en lo que pone su alma, su vida, y la... Leer más →

Era todo lo demás

No es el hierro. No es ni el metal ni el chasis ni los trescientos kilos de peso lo que echas de menos. No es la sensación de poderío y de dureza, de armadura y cabalgadura. No son ni los pies adelante ni el culo sentado. No es el sonido. No es la sinfonía trastabillada... Leer más →

El mejor regalo

La ruta de hoy ha sido breve como breve es el momento que he perseguido como breve pretende ser esta entrada. Con el sol de frente. Una ruta es un acto de voluntad. Hacer una ruta es querer perderse de mentira un rato más o menos breve, más o menos largo, en el que dejas... Leer más →

Soulo para tu alma

En una mañana gélida, la Harley-Davidson es solo para tu alma. No necesitas a nadie para congelarte a cero grados por la Campiña. Te bastas, te sobras para coger el dolor de las piernas provocado por el frío y ponerlo ante la vida y querer parar en una rotonda para volver a ser tú. Para... Leer más →

Inventarse el día, inventarse la vida

A veces con moto y a veces sin moto, hay ocasiones en las que tienes que inventar tu día. Inventar tu día significa que te levantas y escribes un guion que luego sigues o no sigues. Pero te lo inventas. Y sales de paseo a rodar por ahí o no sales a rodar.  Rodar y... Leer más →

La pluma es la lengua del alma

En 1883 nace la primera pluma estilográfica, inventada por Lewis Edson Waterman: la Waterman Ideal Fountain Pen. A este señor le despidieron del trabajo porque echó un borrón de tinta en una firma importante y decidió inventar algo para que eso no le ocurriera más, e inventó la estilográfica. El mecanismo de la estilográfica que inventó... Leer más →

Cambia, todo cambia

Parte 1 Observemos atentamente las tres imágenes que encabezan este escrito. La primera imagen es una motocicleta de 1903. La segunda corresponde a una de 1957 y la tercera, a una de 2020. Entre la primera moto y la segunda han pasado 54 años. Entre la segunda y la tercera han pasado 63. El lector puede... Leer más →

Cabeza, manos, corazón

Vivir en la paradoja no es fácil, ni divertido, ni deseable. No conozco a nadie que elija vivir ahí. Quiero tener moto pero no quiero tener moto. Quiero conducir levemente pero no quiero conducir levemente. Quiero rodar despacio pero no quiero rodar despacio. Es un tema de opciones, es un asunto de decisiones. Por cierto,... Leer más →

No me gustan las aventuras

El caso es que eltiempo punto es, eltiempo punto com y eltiempo punto pollas daban la misma previsión: no tendría lluvia hasta las dos en Madrid, pero no fue así. A las nueve y media en Ávila todo iba bien. Allí oí comentar que habían caído veinte litros por la noche. Viendo que el tiempo... Leer más →

Fortius

Más fuerte. Si la Real Academia de la Lengua se entretiene veintiocho veces para intentar definir qué es eso de ser fuerte, no lo voy a despachar yo en dos patadas, pero tengo claro que más fuerte hay que ser a la vuelta. Por alguna razón, la ida en ruta es más fácil que la... Leer más →

Altius

Más alto que la vista sobre San Juan de Gaztelugatxe no lo hay. Más alto que la vista sobre el acantilado en Socoa no lo hay. Más alto que el paso de Roncesvalles no lo hay. Tampoco hay nada más alto que el puerto de Tapla ni nada más arriba que el río Irati en... Leer más →

Citius

La frase “citius, altius, fortius” está formada por el comparativo de tres adverbios latinos. Significa “más lejos, más alto, más fuerte”. Sirvió de lema en los Juegos Olímpicos desde que el barón de Coubertin la pronunciara en Atenas en 1896. En mi opinión es una expresión poco usada para toda la miga que tiene. Toda... Leer más →

Las vocaciones mueven el mundo

Las vocaciones mueven el mundo. Cuando una persona se siente llamada a algo, ya sea profesional ya personal, hace las cosas por un motivo indescriptible, por una razón poco literable. Sería complicado para mi encontrar palabras que hilen el argumento que envuelve la expresión con la que comienzo este escrito: las vocaciones mueven el mundo.... Leer más →

La rutina detachable

La rutina como defensa es una de las claves de nuestro modo de vida. Creo que ya he hablado sobre esto. Somos muy modernos y gastamos cientos de euros en ordenadores o móviles para saber el tiempo que hace, para conocer la última trifulca parlamentaria e incluso para comprar un litro de aceite. Y todo... Leer más →

Solos los dos

Son las once pasadas. El calor es fuerte y la noche está espesa y pesada. La ciudad se recoge por dentro y aún hay gente que tiene que buscar su olivo en el extrarradio. La carretera se ilumina con lo que las autoridades dicen que es suficiente, pero no es así. He salido hacia mi... Leer más →

¿Cómo se conduce una Harley-Davidson?

Una Harley se conduce con la cabeza. Está claro que para llevar una Harley hay que tener cabeza. Conducir una moto así es tener presente que no mide su fuerza por los caballos de vapor sino por su torque. Dejamos de lado la curiosidad de que todavía hoy, en 2020, se mida la potencia de... Leer más →

No es lo mismo estar confinado que estar sinfinado

Que no, que no es lo mismo estar confinado que estar sinfinado. Ya son tres meses de órdenes amablemente impuestas, y resulta que la libertad de la moto estaba montada encima de la libertad de la vida. No hay libertad rodando a las nueve de la mañana hacia Tortuero si no tienes libertad para ir... Leer más →

Si te caes, te levantas

Se ha caído por imperfección. Caerse por imperfección. Da igual si esa imperfección es estructural o sobrevenida, si ya la traes de serie o si te has empeñado en buscarla y en residir en ella. Caerse de la moto por no saber conducir, por un hielo traicionero que se esconde en lo umbrío que se... Leer más →

Todos los caminos conducen a Roma

Y justo al arrancar veo cómo se apagan las dos lucecitas verdes de mis guantes calefactados. Mal pinta esto. Con el frío que hace. Pero como no hay más remedio, he metido la primera, he cedido el paso a un coche y me he lanzado de cabeza de nuevo a la autovía. Ir a ciento... Leer más →

Robarle a Dios una virtud en un descuido

Cuando ruedo, en algunas ocasiones, soy presa del miedo. Hay poca gente en la carretera y veo que a lo lejos viene un coche. La calzada es estrecha y conserva rastros de todo lo líquido que ha caído hasta ayer mismo. El peralte, más o menos pronunciado, protagoniza mi mirada. Ese coche que viene bien... Leer más →

Si lo has entendido es que lo he explicado mal

Recuerdo que, cuando era pequeño, fuimos de excursión con el colegio al otro lado de la vía del tren. Yo debía tener cinco o seis años nada más. Una excursión al campo era algo poco frecuente. Recuerdo que descubrimos unos huesos, una quijada de vaca o de burro o de yo qué sé qué animal.... Leer más →

Gracias a Dios

El recuerdo de lo que ha pasado hoy no lo he almacenado correctamente, no sé ponerlo en su sitio. Según intento correr tras el pensamiento de lo que ha pasado, parece que se aleja más. Es como un sueño que intentas recordar pero él corre más que tu memoria y finalmente se va y se... Leer más →

Es hora de algo nuevo

El post de hoy, amigo lector, supone para mí meterme en un berenjenal, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de escribir sobre el asunto. Siempre me ha gustado conocer sitios. Hace años que tengo una caja metálica llena de mapas, porque cada vez que iba a un lugar, soñaba primero con él, compraba mapas,... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: