Poca gente se mata en moto

Definitivamente, poca gente se mata en moto. Hay que estar a este lado de la raya de la carretera. Hay que estar a este lado de la raya de la ley. Hay que estar a este lado de la raya del sentido común. Ese es el sitio. Todo lo demás que no son estas tres... Leer más →

Inteligencia y voluntad

Inteligencia y voluntad. Inteligencia propia ante inteligencia ajena, ante voluntad propia y ante voluntad ajena. O voluntad propia ante voluntad ajena, o ante inteligencia propia o ajena. Dos términos que se me han cruzado por entre los ojos mientras rodaba por los bordes mal recortados de la Nacional II, esos bordes rasgados que no se... Leer más →

Una ruta de tres pares de cojones

Supongo que cada uno tenemos medidas nuestras fuerzas, nuestras capacidades, nuestras habilidades, o estamos en proceso de ello. Supongo que somos conscientes de nuestras competencias (recuerdo eso de ser conscientemente competente, conscientemente incompetente, inconscientemente competente y, por último, inconscientemente incompetente). Sabes que sabes o sabes que no sabes, o no sabes que sabes o no... Leer más →

¿A quién le interesa la verdad?

La verdad está en el campo. La verdad aparece cuando estás solo. La verdad te asalta cuando te preguntas “qué coño hago aquí”, cuando no tienes más remedio que asombrarte ante lo que ves. Ahí es donde te interesas realmente por la verdad. Y, cuando te lo has preguntado, comienzas a sentirte pequeño porque la... Leer más →

Una Ruta RecuRRente: 127 eRRes

Una Ruta RecuRRente la de esta joRnada domingueRa. Desde El CasaR hasta ToRRelaguna, lugaR de Repostaje moteRo. Ahí es donde se me ha ocuRRido iR hasta La CabReRa. PaRa iR de ToRRelaguna a La CabReRa hay una caRReteRita pReciosa que pocos motoRistas tRansitan. Una caRReteRa, la M-124, RecoRRida aRmoniosamente, que seRpentea entRe los áRboles que... Leer más →

Un día de nada, un día de todo

Un día de nada, un día de todo. Un día de ocho horas en moto perdido por la jareta del Tajuña. Un día de gloria dedicado a tranquilear en compañía compañosa. Un día para llegar al fin del mundo -al inicio del mundo-, al omega y al alfa, y volver al calor del verano recién... Leer más →

Equivocarse, confundirse, hacer otra cosa

Equivocarse, confundirse, hacer otra cosa diferente de lo planeado. Planear bien, planear mal. No planear, ir a la aventura. Ir para allá. Y volver a casa, que es lo más importante. Tras pasar la Presa de El Villar, al llegar a Robledillo de la Jara, a la derecha, ahí es donde se abre la M-130.... Leer más →

Donde no había nadie, del verbo solor

En el camino a Talavera de la Reina he encontrado lugares donde no había nadie. Solo el sol. Solo un tractor. Solo una Cequincede. Nadie, del verbo solor, de la cuarta conjugación motera. Entre Santa María del Tiétar -Escarabajosa para los antiguos- y Navamorcuende es donde reina el aire de la mañana entre las jaras... Leer más →

Da igual si con be que con uve

No hay nada como ir de ruta sin prisa. No hay nada como ir con ropa de más. No hay nada como los bosques de Madrid. No hay nada como el sonido de la Cabezota. No hay nada como llegar a tiempo para ayudar al futuro a existir o a no existir. No hay nada... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: